Lady Johana Gutiérrez

Madre

Mi familia está conformada por mi esposo, mis dos hijos mayores y David.  Edgar David tiene 5 años y fue diagnosticado con Linfoma Hodgkin. Vivimos en Facatativá. Algunas veces no podía venir a la quimioterapia porque no tenía para el transporte.  La trabajadora social de Sanar me ayudó para tramitar lo de los transportes con la EPS pero mientras tanto ella me ayudó con los transportes.

Mi vida era normal. Yo trabajaba, mi esposo trabajaba, mis hijos estudiaban. A David le salió una bolita debajo del oído que empezó a crecer.  Le mandaron una biopsia. Lo remitieron al Hospital La Misericordia. Es una situación muy dura, demasiado dura, que uno piensa que nunca le va a llegar. Yo llegué a pensar que se habían equivocado, que habían puesto otro nombre en el resultado.

Las primeras semanas no quería saber de nada ni de nadie. No comía. A mí esposo por stress se le estranguló la úlcera y estuvo hospitalizado. Aquí no tengo familia. Fue demasiado duro y empezar de cero. De mi trabajo me tuve que retirar porque ya no me daban más permisos. Gracias a Dios y a muchas personas que nos ayudaron. Sanar me ha ayudado con la comida, me ha dado mucho apoyo, ha estado pendiente de mí y de mi hijo. Empezamos a salir adelante. Algunos días no teníamos que comer. Sanar ha sido quien ha estado más cerca de nuestra historia.

La ayuda del transporte que me ha dado Sanar ha sido muy importante. También la asesoría que me ha dado ha sido muy importante. Nunca me ha dejado sola. Me pregunta cómo estoy y siempre me acompaña.

Sanar es una causa demasiado linda. Son muchos niños que lo necesitan.  Una tapita es una gran bendición para nosotros. Es algo que simboliza mucho para nosotros. Yo guardo todas las tapitas. Es mucho el agradecimiento que uno siente por Sanar.

“Me gusta jugar a los policías. Quiero ser policía cuando grande… porque sí. Mi pueblo es viejito y ahora no estudio porque tengo cáncer. Me duele la mano y la barriga.  Tengo dos hermanos y juego con ellos.”

Contáctanos

0