Busca diseñar y ejecutar estrategias que  permitan a los niños, niñas y adolescentes con cáncer y a sus cuidadores entender el diagnóstico y evolución de la enfermedad, brindándoles herramientas para afrontar las distintas etapas del tratamiento, fomentando la adherencia al proceso y contribuyendo así a la recuperación de los pacientes y sus familias y al mejoramiento de su calidad de vida.  Igualmente, el acompañamiento psicológico que brinda SANAR favorece la resignificación, es decir la búsqueda de otros sentidos a la experiencia del cáncer en su existencia.

Algunas estrategias  del Programa de Apoyo Psicológico son:

– Sesiones psicológicas individuales, familiares o grupales.  Dirigidas a la valoración, seguimiento y atención en crisis.  Incluyen realización de visitas de pares (pacientes visitan a otros pacientes) en el ámbito hospitalario y visitas domiciliarias terapéuticas.

– Trabajo conjunto con el equipo de profesionales de la unidad de oncología pediátrica del Instituto Nacional de Cancerología.  Esto permite al equipo de psicología realizar un acompañamiento articulado y diferencial, teniendo en cuenta la etapa de tratamiento en que se encuentra cada paciente y sus necesidades.

– Microgrupos de Formación.  Realizamos ciclos periódicos de formación, dirigidos a cuidadores de pacientes que inician tratamiento, con el propósito de fortalecer sus habilidades, ampliar la comprensión de la enfermedad y el reconocimiento de su papel y corresponsabilidad en el proceso de tratamiento y cura de la vida de sus hijos, promoviendo la continuidad del proceso terapéutico.

 

– Encuentros de Pares.  Son encuentros grupales organizados por grupos de edad (niños/ niñas, adolescentes y padres/madres) donde se comparten experiencias acerca de la enfermedad y el tratamiento desde el propio aprendizaje para fortalecer y fomentar estrategias de afrontamiento adecuadas.   Varios de estos encuentros se promueven en espacios extrahospitalarios para favorecer procesos de autocuidado y autonomía y empoderar tanto a los pacientes como a sus familiares para que construyan una vida libre del fantasma de la enfermedad. Algunos encuentros de pares son: Cine-foros para adolescentes, Campamentos, Salidas lúdico-terapéuticas, Encuentros de cuidadores.

 

– Acompañando más allá de la Cura.  A partir de la intervención psicológica se busca mejorar la adaptación de cada menor a su proceso de cuidado paliativo permitiendo seguir viendo al paciente (y que él se siga viendo) como un miembro vivo de la familia, fortaleciendo la comunicación, la expresión emocional, el compartir y, llegado el momento, la aceptación de la muerte.  Además se acompañan y contienen los sentimientos de soledad, tristeza y desconsuelo que los padres en duelo experimentan por la pérdida de sus hijos.

Contáctanos

0