Caso Sanar

La Fundación Sanar Niños con Cáncer es una organización sin ánimo de lucro con 37 años de labor en Colombia acompañando integralmente a niños, niñas y adolescentes con cáncer y sus familias sin distingo de raza, procedencia, nacionalidad, o situación económica, priorizando los casos de mayor vulnerabilidad. Ha prestado asistencia a más de 15.000 niños con cáncer en el país, impactando en los índices de sobrevida de esta población. Con la implementación de los programas misionales como complemento al tratamiento médico en los hospitales aliados, la Fundación le apuesta a disminuir el abandono del tratamiento, promover la adherencia al mismo e incidir en las tasas de sobrevida por cáncer infantil.

NUESTRA INSTITUCIÓN

La idea de SANAR surgió el 27 febrero de 1985 a partir de la urgente necesidad de dar respuesta a cientos de niños diagnosticados cuya barrera más grande para sobrevivir era la escasa o nula oportunidad de contar con los recursos para la adquisición de los medicamentos oncológicos. Es así, como en julio del año siguiente se oficializó mediante registro ante el Ministerio de Salud la creación de la Asociación Alianza para la Prevención y el Tratamiento del Cáncer en el Niño Sanar, hoy, FUNDACIÓN SANAR NIÑOS CON CÁNCER, gracias a un grupo de personas que compartían una experiencia similar y cercana a esta enfermedad: El Doctor Luis Guillermo Ángel (actual Presidente de la Fundación), la Doctora Claudia Gaitán de Caballero, la Doctora María Victoria Gómez de Ortiz (QEPD) y la Señora María Teresa Toulemonde (QEPD), quienes se unieron en torno al médico y científico Fabio Restrepo Ángel (QEPD) quien durante más de 60 años entregó su vida profesional a aliviar a los niños y niñas con cáncer y a facilitarles los medios para que su lucha fuera efectiva y puedan sobrevivir a esta enfermedad.

Desde el primer momento Sanar se impuso la meta social de proporcionar cuidado adecuado, oportuno y constante a niñas y niños colombianos con cáncer y, con mayor énfasis a aquellos carentes de los recursos para asumir un proceso curativo altamente costoso. Es así como Sanar inició su labor apoyando con la consecución de medicamentos oncológicos y la dotación de salas de quimioterapia en hospitales como el Lorencita Villegas de Santos y el Hospital de la Misericordia. Unido a este trabajo identificó la necesaria importancia del apoyo psicológico y social tanto para los niños y niñas como para sus cuidadores y dio inicio a lo que son hoy los programas misionales de Sanar.

Siempre con el apoyo de colombianos de todos los sectores, durante sus primeros años de labor, la fundación puso al alcance de los niños con cáncer los últimos avances de la ciencia en cirugía, radioterapia, quimioterapia y la dedicada atención de expertos en las distintas disciplinas involucradas en la salud.

En sus primeros años, SANAR fue testigo y protagonista de un proceso en el cual se realizaron grandes avances desde el punto de vista científico y se dieron cambios significativos en el manejo, control y curación del cáncer en los niños.

Para mencionar algunos de ellos, hace 37 años, el mayor obstáculo en la curación de los pequeños colombianos era el alto costo de los medicamentos y se agregaba la dificultad de adquirirlos. Muy pocas personas podían importarlos. De allí que uno de los objetivos de Sanar fue el de disponer de un banco de drogas antineoplásicas que facilitara el tratamiento sin interrupciones y, con el respaldo de diferentes centros universitarios pediátricos del país, proporcionando a los niños hospitalización, cirugía y radioterapia.

En los hospitales Infantiles Niño Jesús de Barranquilla, La Misericordia y, hasta el último momento, el Lorencita Villegas de Santos, en Bogotá; en el Hospital San Jorge en Pereira, el Erasmo Meoz en Cúcuta, y el Hospital Universitario de Santander en Bucaramanga los pequeños pacientes recibieron la atención más avanzada disponible en el mundo y en varios de estos centros se construyeron modernos pabellones exclusivos para ellos con el apoyo de Sanar.

Un recurso de gran valor para los niños y niñas fue el acceso gratuito a radioterapia y a la atención profesional del Instituto de Oncología Carlos Ardila Lülle de la Fundación Santa Fe, con él que Sanar suscribió un convenio a través del cual, desde 1987, han recibido atención y se han realizado miles de estudios de inmunotipificación de las leucemias de niños cuyas familias no pueden costearlos.

Desde sus inicios Sanar ha sabido adaptarse a los retos que plantea la modernidad y a los nuevos enfoques de la medicina social lo que le permite garantizar en todo momento la excelencia y oportunidad de sus servicios.

En junio del 2018, Sanar firma el convenio de colaboración con el Instituto Nacional de Cancerología para trabajar mancomunadamente en favor de la atención integral de los niños, niñas y jóvenes con cáncer que allí reciben tratamiento.

Desde el año 2020 y durante el año 2021 la Fundación participó activamente en el proyecto “Iniciativa Integrada para el Control de Cáncer en América Latina”. Este estudio fue liderado por la Unión Internacional por el Control de Cáncer – UICC- y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Sanar formó parte del comité local del estudio para Colombia al lado de aliados como el Instituto Nacional de Cancerología, la Liga Colombiana Contra el Cáncer, la Universidad Javeriana, el Hospital San Ignacio y la Fundación Simón. El documento final ofrece 9 recomendaciones para enfrentar los desafíos que enfrenta Colombia en el tema de cáncer y puede ser consultado en la página de la UICC en el enlace: www.bit.ly/3dbYgjI

SANAR NACIONAL

Desde el año 2018, Sanar se constituyó como Fundación Sanar con influencia y posibilidad de llegar a todos los departamentos del país.

En la actualidad Sanar trabaja en Bogotá y apoya a pacientes de esta ciudad y los provenientes de otros departamentos del país, toda vez que la mayor parte de los centros de diagnóstico y tratamiento se encuentran en las ciudades principales.

Sanar además cuenta con 3 seccionales en Barranquilla, Pereira y Bucaramanga que aunque son independientes en su constitución, reconocimiento jurídico y sostenibilidad desarrollan la misión y objetivos de Sanar y atienden pacientes de los municipios y ciudades aledañas.

REDES A  LAS QUE PERTENECE SANAR

A nivel nacional e internacional Sanar participa en redes de apoyo, formación e incidencia en el tema de cáncer infantil así:

Espacios Nacionales
Representante de las ONG´s en el Consejo Nacional Asesor en Cáncer Infantil -CONACAI: Como representantes de las ONG´s a nivel Nacional somos la voz de las organizaciones que trabajan en apoyo al cáncer infantil, acompañando el Plan del Consejo y aportando desde el conocimiento y la experiencia a espacios de formación desarrollados por el Ministerio de Salud. Desde el 2016 hasta al 2019 asumimos la Secretaría Técnica de este espacio apoyando la comunicación y la articulación de acciones del CONACAI para su efectivo desarrollo.
Miembro Fundador activo del Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil – OICI: Como Miembros Fundadores y parte del Consejo Directivo participamos de las actividades desarrolladas por el Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil en las áreas de formación y capacitación aportando a las jornadas educativas que promueven la detección temprana en cáncer infantil a nivel nacional, desarrollando estudios para la visibilización y acción frente a las barreras de acceso en la atención a los niños con cáncer y aportando con información para el seguimiento a casos que ameritan intervenciones más específicas para dar respuesta a la atención oportuna y de calidad.

Redes Internacionales
Miembro de la Childhood Cancer International – CCI-, una red de organizaciones que trabajan por el cáncer infantil a nivel mundial: Como miembros de CCI trabajamos cada año en el desarrollo del evento anual de capacitación de esta plataforma acompañando el desarrollo de la agenda, compartiendo y participando con temas estratégicos de fortalecimiento de las organizaciones y acompañando el fortalecimiento organizativo de las Fundaciones miembro.
Miembro de la Alianza Latina, una plataforma de apoyo para organizaciones que trabajan con enfermedades crónicas: Somos parte de esta plataforma de organizaciones latinoamericanas en apoyo a enfermedades crónicas participando y haciendo aportes en los eventos anuales de capacitación y trabajando en el Programa Compromisos que establece anualmente 10 acciones estratégicas para la consolidación del trabajo en red.

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

1994: Premio Nacional de la Solidaridad otorgado por el Periódico El Colombiano.

2004: Mención Premio Solidaridad dado por la Fundación Alejandro Ángel Escobar.

2009: Primer Lugar en la Categoría “Apoyo a pacientes” en los Premios Excelencia Latina apoyados por la American Cancer Society

2013: Guinness World Records: Mayor cantidad de tapas plásticas recolectadas y pesadas en 8 horas. 156 toneladas.

2014: Guinnes Wolrd Records: En unión con Hospital Garrahan de Argentina: Mayor cantidad de tapas plásticas recolectadas y pesadas en 8 horas. 477 toneladas.

2015: Orden del Congreso de Colombia en el Grado de Comendador por la labor altruista y la trayectoria en favor de los niños y niñas que padecen cáncer. Otorgado por El Honorable Congreso de la República.

2016: Premios Latinoamérica Verde en la categoría de Residuos Sólidos por la Campaña “Tapas para Sanar” una estrategia de sostenibilidad financiera, ambiental y social de Sanar.

2017: Premio Buen Ciudadano, otorgado por Bancolombia-Cívico con el apoyo del Canal City Tv.

2018: Mención Premios Solidaridad Fundación Alejandro Ángel Escobar.

2019: Reconocimiento Social por parte de la Mesa Regional y la Mesa Nacional del Sistema de Acreditación de las Organizaciones de la Sociedad Civil liderado por La Confederación Colombiana de ONG – CCONG-.

2021: Premio al Valor Social otorgado por la Fundación Cepsa.

EL DESAFÍO DEL CÁNCER

En países desarrollados la tasa de supervivencia de pacientes con cáncer menores de 18 años es de aproximadamente el 80%, pero en la mayoría de países de medianos ingresos la tasa de supervivencia apenas alcanza valores próximos al 50%.

En Colombia el cáncer en la infancia es la segunda causa de muerte en niños entre los 5 y 15 años, tanto así que desde el año 2008 se reconoce esta patología como un problema de salud pública por su impacto social y elevados índices de mortalidad y para el año 2010, el Ministerio de Salud de Colombia expidió la Ley 1388 de 2010 que busca disminuir de manera significativa, la tasa de mortalidad por cáncer en los niños y personas menores de 18 años, a través de la garantía por parte de los actores de la seguridad social en salud, de todos los servicios que requieren para su detección temprana y tratamiento integral, aplicación de protocolos y guías de atención estandarizados y con la infraestructura, dotación, recurso humano y tecnología requerida, en Centros Especializados habilitados para tal fin. La ley es muy completa en sí, pero sin embargo su implementación y reglamentación ha sido lenta y 10 años después aún tenemos problemas, barreras de acceso al tratamiento y falencias en lo concerniente a la integralidad y calidad en la atención. Ya el reto no es conseguir las medicinas, ahora se trata de lograr que los niños con cáncer accedan de manera oportuna al tratamiento integral al que por ley tienen derecho. Por una parte, se debe educar a la familia del paciente y a la comunidad en general para que conozcan sus derechos y los hagan valer, pero también la ley es laxa en lo concerniente al apoyo emocional que deben recibir las familias de los pacientes, reduciendo el tema a hogares de paso y ayudas meramente asistenciales..

Vemos entonces cómo a pesar de que en Colombia exista la Ley 1388 y haya surgido la Ley 2026 del 2020 (Ley Jacobo), según las cuales los niños con cáncer deben ser atendidos de manera oportuna e integral, aún son muchas las barreras a las que se enfrenta esta población para acceder a su tratamiento. Por una parte, existen barreras administrativas en el sistema de salud, pero además la condición socio económica y cultural de las familias de las cuales provienen los pacientes se convierte en ocasiones en una barrera que dificulta que los tratamientos se den con la oportunidad y la continuidad que se requiere poniendo en riesgo la vida de estos niños. Los programas misionales de la fundación precisamente buscan que los pacientes accedan oportunamente y de manera ininterrumpida al tratamiento en los centros de atención y por ende tengan mayores probabilidades de curación mediante acciones como:

• Educación y orientación a los cuidadores de estos pacientes para que puedan sortear las barreras administrativas con las cuales se encuentran en sus EPSs.
• Apoyos económicos de transporte, alimentación, alojamiento, medicamentos, exámenes e insumos médicos para que ningún tratamiento se vea interrumpido por dificultades económicas.
• Seguimiento a pacientes en tratamiento y control para evitar deserciones.
• Actividades terapéuticas individuales y grupales dirigidas a pacientes y cuidadores para mayor comprensión de la enfermedad y su tratamiento, brindando herramientas de afrontamiento para las distintas etapas de la patología, generando adherencia al tratamiento.
• Actividades de terapía ocupacional dirigidas a los pacientes y sus familias.

Durante la contingencia por Coronavirus (2020-2021), los programas misionales de Sanar siguieron operando, garantizando el acompañamiento de los niños, niñas y adolescentes con cáncer y sus familias que como nunca requierieron del apoyo de la Fundación. En este tiempo se realizó el acompañamiento de manera virtual pero a partir de septiembre de 2021 se retomó la presencialidad en el Instituto Nacional de Cancerología.

LA TRANSFORMACIÓN DE LA VIDA DE FAMILIAS Y LA RESTAURACIÓN DE LA ESPERANZA

Acompañar a niños, niñas y adolescentes con cáncer y a sus familias, para que evidencien que cuentan con una familia y con vínculos de amistad que posibiliten curar la vida, más allá de curar el cáncer, es el camino que Sanar se ha trazado.
Sanar reconoce el cáncer como una experiencia de vida y no de muerte. Como un proceso del cual se puede salir fortalecido como individuo y como familia independientemente del desenlace.

Precisamente los programas misionales de Sanar complementan el tratamiento médico y buscan que cada niño y su familia entiendan su proceso y comprendan que a pesar de la enfermedad la vida sigue y que nuestros niños deben seguir jugando, estudiando, soñando, siendo niños; por su parte los,  y las cuidadoras, deben seguir con sus proyectos de vida, porque tarde o temprano la enfermedad pasará y en este sentido la vida debe continuar. Así será posible resignificar la vida y transformar la esperanza a partir de la experiencia del cáncer, en la medida que se asume la enfermedad como una excusa, como un camino para afirmar y ponerle sentido a la vida.

Quienes asumen el cáncer como camino para conocerse y descubrirse, para curar la vida, han aprendido que:

En palabras de nuestro fundador, el Dr Fabio Restrepo Angel (QEPD): “El cáncer es limitado. No puede erosionar el amor. No puede abatir la esperanza, no puede menoscabar la fe. No puede comprometer la paz, no puede destruir la amistad, no puede borrar los recuerdos, no puede disminuir el coraje. No puede invadir el alma. No puede eliminar la vida eterna. No silencia el espíritu.”

TESTIMONIOS

“El 20 de marzo del 2019 mi hija Cristiannys que tiene un año de edad comenzó quimioterapia. Ella tiene un hepatoblastoma. Los doctores en junta médica decidieron que debían hacer transplante de hígado y como en el Cancerológico no hay para hacer ese tipo de trasplante me dieron una orden para la Cardio Infantil. Desde ese momento comencé a hacer el trámite de autorizar la orden. Duré 6 meses en espera de que mi EPS me autorizara. La Fundación Sanar me orientó en todo el proceso. Metí queja a Superintendencia de Salud y luego tutela y contratutela. Mi EPS me envió a un hospital en Soacha donde no atendían niños oncológicos. En tanta desesperación la Fundación Sanar me pagó la primera consulta en la Cardioinfantil donde el doctor me dice que la única esperanza de vida para mi hija era el trasplante hepático. Llevé esa historia médica a mi EPS que es Capital Salud y nada que me autorizaban. Lo último que me tocó hacer con la ayuda de Sanar fue un video donde explicaba la situación de mi hija. La fundación Sanar puso el video en redes sociales y por fin salió el pago a la Cardio Infantil y mi hija después de tantos inconvenientes ya recibió el hígado y estamos en tratamiento. Gracias a Sanar por su amor y apoyo.”

Stefanny Avila, madre de Cristiannys, paciente de 1 año de edad. Dx. Hepatoblastoma

“Mateo, mi hijo que tiene 11 años, desde hace dos años y un mes lleva un tratamiento de cáncer, nuestro diagnóstico es una LLA Alto Riesgo, hace 1 año y 5 meses recibió trasplante de médula y hace 1 mes tuvo una recaída testicular. En este tiempo mi Fundación Sanar me ha ayudado demasiado en todos los campos de la vida. He recibido apoyo psicológico, apoyo social, recreación empoderamiento, asistí a unos microgrupos donde pude saber rutas para autorizaciones, derechos y demás. Pero hay algo muy importante, al estar tanto tiempo en el hospital no he logrado la estabilidad de un empleo por tanto tengo que decirles que la fundación me ha apoyado 100%. Me han apoyado con transportes, alimentación, arriendo, traslados para mejorar la calidad de vida de mi hijo. En sí sólo puedo decirles que la fundación es una familia integral, es un equipo de trabajo en pro de los niños y sus familias. Todas las familias que estamos en esta fundación somos afortunadas y bendecidas. Mil gracias mi siempre familia Sanar.”

Angélica Ávila, madre de Mateo paciente de 11 años de edad. Dx. Leucemia

“Llegamos a Bogotá en el mes de agosto de 2017, procedentes de Venezuela. En diciembre de ese mismo año le diagnosticaron a mi hijo un Tumor de Wilms. En el Hospital de la Misericordia conocí a la Fundación Sanar. Gracias al equipo de trabajo de esta fundación que desde un principio de la enfermedad de mi hijo me ayudaron y me dieron ese mano amiga. Le doy gracias a mi Dios, a la Trabajadora Social y a la Psicóloga de la Fundación por cada una de las experiencias. Hoy en día ya han pasado dos años y medio de esa terrible enfermedad. Fue un proceso duro, pero ya mi hijo cumplió tratamiento, tiene 11 años y actualmente está en el colegio y yo estoy más tranquila.

No tengo palabras para describir toda la ayuda que me dio la Fundación Sanar, estoy muy agradecida de corazón pues a pesar de que
fue un proceso muy duro mi hijo tuvo muchas experiencias bonitas como ir a la isla de San Andrés que para él fue una experiencia hermosa junto con todos sus amiguitos. Se divirtieron mucho, se tomaron muchas fotos, jugaron mucho…para él fue un paseo inolvidable.”

Vanesa Marcano, madre de Dervis Romero, paciente de 11 años de edad. Dx. Tumor de Wilms

“A los 13 años fuí diagnosticado con un osteosarcoma, duré 2 años en tratamiento aproximadamente. Llevo casi 3 años en remisión. Recientemente, el 24 de diciembre de 2019 me diagnosticaron nuevamente con una Leucemia Mieloide. Sanar me ha ayudado muchísimo en el sentido del acompañamiento psicológico tanto para mí como para mi familia, con las actividades que hacemos, los encuentros con los demás jóvenes que padecen estas enfermedades , nos sentimos acompañados, no nos sentimos solos en esta lucha que al fin y al cabo no es sólo de uno sino también de varias personas más, tanto de familia como amigos cercanos, gente cercana. El estar con más jóvenes nos ayuda a sentirnos más seguros, a sentirnos acompañados, nos damos apoyo mutuamente unos a los otros y más en situaciones de recaídas que es cuando la enfermedad vuelve a aparecer. Entonces yo creería que Sanar me ha ayudado muchísimo en la parte más que todo emocional, ya que lo emocional en estas enfermedades es totalmente necesario. Es muy necesario tener la mejor disponibilidad para todo, para nuestro tratamiento, para alguna cirugía para cualquier cosa que se nos presente.”

Carlos Puerto, paciente perteneciente al GAC – Grupo de Adolescentes con Cáncer de Sanar. Procedencia: Cúcuta

“Tengo 17 años. A los 12 años me diagnosticaron de un Linfoma No Hodgkin yo creo que lo que Sanar me ha ayudado durante todo el transcurso de mi enfermedad es a vivir, a aprender muchas cosas y de cierto modo a transformar la Genitry que era antes en una nueva Genitry. A saber que debe haber un propósito y una manera para ser feliz y para también ayudarle a las demás personas con el testimonio de uno, a servirle a los demás. Actualmente soy voluntaria y pertenezco al Grupo de Adolescentes con Cáncer de la fundación y
pienso seguir durante mucho tiempo más ayudando ya sea visitando a otros pacientes en hospitalización, asistiendo a los cineforos y en general apoyando las actividades que se quieran hacer en Sanar”

Genitry Coy, Sobreviviente de un Linfoma no Hodking. 19 años de edad

“Para nosotros que Sanar haya invitado a Miguel al viaje de San Andrés fue de mucha alegría, tuvo un significado muy especial porque Migue no conocía el mar y nunca había estado tantos días separado de su familia. Su ausencia en esos días nos ratificó que Miguel es un niño independiente, capaz de superar las adversidades y de enseñarnos que siempre hay un motivo para luchar cada día, que los sueños si se hacen
realidad, no importa la dificultad, ni la discapacidad. Miguel llegó del viaje de los siete colores con otras metas que cumplir (como aprender a nadar), llegó siendo más independiente, más solidario y lleno de energía para contar todas sus anécdotas y el nombre de cada uno de los amigos que conoció.

Hoy en nombre de mi familia quiero nuevamente agradecer a Sanar y a todos sus colaboradores que hicieron posible que Migue tuviera la maravillosa experiencia de no solamente conocer el mar sino otros chicos estupendos que hoy llama sus amigos”

Olga Rodríguez, madre de Miguel Ángel Romero. Edad: 7 años. Dx. Osteosarcoma

“Gracias a las psicólogas de Sanar pude adueñarme de la enfermedad, comprender mi diagnóstico. Cuando ingresé al Grupo de Adolescentes con Cáncer entendí que no era el único con esta enfermedad y que no tenía que ser tan arrogante y egoísta con mi familia, entendí que hay vida después del cáncer.”

Rubén Estiven Sánchez Villalba, Sobreviviente de una Leucemia Promielocítica aguda, trasplantado. 19 años de edad

“La Fundación Sanar no solo apoya a los niños con cáncer y sus familias, sino que trabaja implementando estrategias para la detección temprana del cáncer infantil y una de las mejores estrategias que he conocido es la Caja de Herramientas basada en AIEPI, la cual hará que un médico nunca olvide pensar en cáncer en los niños y así logre un diagnóstico oportuno, lo cual hará que los niños tengan más oportunidades de curarse y vivir. Muchas gracias Sanar por ser parte de los médicos, por ayudarnos a hacer mejor nuestro trabajo.”

Marta Beltrán, Médica Pediatra, Consultora OPS para AIEPI, Jefe Servicio de Urgencias, Clínica de la Colina

“Soy Oncohematóloga Pediatra y trabajé junto a SANAR durante casi 10 años. El apoyo psicosocial de SANAR en mi ejercicio profesional significó hacerme consciente de la trascendencia de esta enfermedad en los niños y su familia. Respetar cada ciclo vital, acompañar cada momento bueno o malo porque de todos se aprende y en todos tenemos muchas cosas para dar y recibir. Hoy agradezco cada uno de los espacios compartidos y valoro cada intervención realizada.”

Isabel Sarmiento, Oncóloga Pediatra

NUESTROS VALORES

AMOR: La capacidad de apoyar con sensibilidad y tener afinidad por la causa del cáncer infantil desde una mirada de la resignificación de la vida y bajo un enfoque de desarrollo.

SERVICIO: Servir con responsabilidad y dar respuesta oportuna y de calidad a todas las personas relacionadas con la Fundación.

COMPROMISO: La capacidad de asumir la causa de los niños y adolescentes con cáncer como propia y comprometerse a ofrecer apoyo profesional, desinteresado y permanente durante todo su proceso salud- enfermedad.

NUESTRAS INSTALACIONES

Sanar se encuentra ubicada en la Calle 2 No. 14-46 (Barrio Eduardo Santos) – Sede de Mi Casa Sanar, el Primer Centro de Apoyo integral para niños con cáncer en el país.

En la actualidad cuenta con espacios de ludoteca, consultorios de apoyo psicológico y social, salones de reuniones y los espacios administrativos.

EL DESAFÍO DE LA SOSTENIBILIDAD DE LOS PROGRAMAS MISIONALES EN TIEMPOS DE POST-PANDEMIA

Tradicionalmente los recursos para el sostenimiento de la obra social provienen principalmente de: Programa de reciclaje, venta de bonos de condolencia y felicitación, donaciones de la empresa privada y particulares y otras actividades de recaudación de fondos. Como consecuencia de la contingencia por el COVID-19, el flujo de caja de la Fundación se está viendo seriamente afectado teniendo en cuenta que una de las principales fuentes de financiación de la fundación es el Programa de Reciclaje y este disminuyó considerablemente sus ingresos.

A partir del 2022 con el reinicio de la presencialidad en universidades, colegios y parroquias se espera recuperar los volúmenes de captación de reciclaje que se han manejado en años anteriores.

Nuestro desafío es dar continuidad a los programas misionales de la fundación de tal manera que podamos responder a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes con cáncer que beneficiamos y que hoy como nunca requieren de nuestro acompañamiento.

Para diversificar las fuentes de ingresos, buscando no suspender ni disminuir el apoyo a los niños y niñas con cáncer hemos intensificado la gestión de donaciones con pequeños donantes personas naturales a través de mecanismo de crowdfunding mediante la plataforma internacional Global Giving, donaciones online en la página web, el programa de “Rosas para Sanar” y la intensificación de la venta de bonos de condolencia. Igualmente hemos reducido el gasto a su más mínima expresión y nos hemos acogido a todos los programas de alivio que ofrece el gobierno.
A pesar de las dificultades, estas estrategias nos han permitido mantener un justo punto de equilibrio en nuestras operaciones, lo cual es un gran logro pero necesitamos el apoyo de personas, de empresas y organizaciones sin ánimo de lucro que nos ayuden a lograr el aseguramiento de nuestra gestión social y hacia futuro una ampliación de la cobertura de nuestros programas misionales.

QUIÉNES NOS APOYAN

Fundación Cepsa, Fundación John Ramirez, 4-72, Copa Airlines/ Wingo, Banco AV Villas, Banco de Bogotá, Fundación Clásico de Ejecutivos El Colombiano, Lito, Efectimedios, Transportes Vigía, Milonga Flowers, Dima juguetes, Corporación Pilas con el Ambiente, Wall Street English, Corporación Punto Azul, Difusión, Mercari, BBGS Abogados, Banco Alimentos además de diversos colegios y universidades y múltiples personas naturales que hacen sus aportes periódicos en servicios, dinero y especie.

SÍNTESIS

Cumplimos 37 años de labor en favor de los niños, niñas y adolescentes con cáncer y celebramos con orgullo y esperanza el impacto del trabajo de Sanar y su aporte a la atención integral del cáncer infantil y a la construcción de una política pública que protege la vida y la salud de los niños en Colombia. Hemos comprendido a través de la experiencia de estos años que, para lograr cambios profundos y significativos en el sistema de atención en salud, en cuanto a calidad y facilidad de acceso, como Fundación debemos tener en cuenta varios frentes como son la detección temprana, el acompañamiento psicológico y social y la terapia ocupacional para el paciente y su familia y por supuesto el trabajo en red con otras entidades para lograr incidir en políticas públicas.

Hemos trabajado con mucho empeño en la construcción de programas misionales que promuevan la adherencia al tratamiento y favorezcan la sobrevida.

Hemos implementado un sistema de información que nos permite aportar datos valiosos que dan cuenta de manera más técnica de nuestro trabajo y facilitan el seguimiento que hacemos a cada familia vinculada a nuestros programas misionales.

Hemos desarrollado materiales y recursos para la Detección Temprana basados en la Guía AIEPI con la aspiración de acercar este material a los médicos y pediatras e incidir en la oportunidad del diagnóstico y por consiguiente en la sobrevida.

Continuamos invirtiendo recursos muy importantes en la atención de pacientes y familias con resultados muy valiosos en cuanto a herramientas de afrontamiento y mayor empoderamiento para asumir el proceso de enfermedad.

Son muchos los desafíos y sueños que aun acompañan nuestro camino y estos solo serán una realidad si seguimos contando con el respaldo de nuestros aliados, donantes y colaboradores. La confianza y su apoyo incondicionales nos permitirán seguir llegando a otras regiones del país con nuestro trabajo, y compartiendo con otros nuestros resultados, fruto de un trabajo comprometido y de calidad del cual se han beneficiado más de 15.000 familias en nuestros 37 años de vida.

Luchamos para mantener nuestra sostenibilidad y por eso queremos invitarlo a usted, a su familia y a su empresa a unirse y aportar a nuestras iniciativas y proyectos.

CORREOS

Melba Zulima Rojas Larrota, Directora Ejecutiva.
Ana Cristina Galvis Arias, Subdirectora.

Abrir chat
Hola, somos Fundación Sanar